NÚMEROS – CAPÍTULO 7

[:es]

La Biblia – El Antiguo Testamento

NÚMEROS

Índice de capítulos

1234567. 891011. 121314.
 15. 161718192021222324. 25
2627. 282930313233343536.

Capítulo 7

Las ofrendas de los jefes para la dedicación del Santuario

1 Cuando Moisés terminó de erigir la Morada, la ungió y la consagró, junto con todo su mobiliario, y lo mismo hizo con el altar y sus utensilios. Y una vez que la ungió y la consagró,

2 los jefes de Israel –los jefes de las familias patriarcales, los capitanes de las tribus, los encargados de supervisar el censo– se acercaron

3 a presentar sus ofrendas delante del Señor, a saber, seis carros de carga y doce bueyes, un carro cada dos jefes y un buey por cada uno. Al presentarlos ante la Morada,

4 el Señor dijo a Moisés:

5 «Acéptales estas cosas para que sean usadas en el culto de la Carpa del Encuentro, y dáselas a los levitas de acuerdo con el servicio que presta cada uno».

6 Entonces Moisés recibió los carros y los bueyes y se los dio a los levitas:

7 a los gersonitas les dio dos carros y cuatro bueyes, como exigían los servicios que ellos prestaban;

8 y a los meraritas, cuatro carros y ocho bueyes, como exigían los servicios que ellos prestaban a las órdenes de Itamar, hijo del sacerdote Aarón.

9 A los quehatitas, en cambio, no les dio nada, porque ellos se ocupaban de los objetos más santos y tenían que llevar su carga al hombro.

10 Los jefes presentaron la ofrenda de la dedicación del altar cuando este fue ungido. Y mientras iban presentado sus ofrendas ante el altar,

11 el Señor dijo a Moisés: Que cada día un jefe ofrezca por turno su ofrenda por la dedicación del altar».

La ofrenda de la tribu de Judá

12 El que presentó su ofrenda el primer día fue Najsón, hijo de Aminadab, de la tribu de Judá.

13 Su ofrenda consistió en una fuente de planta, que pesa ciento treinta siclos, y en un tazón de plata, de setenta siclos –en siclos del Santuario– ambos recipientes llenos de harina de la mejor calidad, amasada con aceite, para una oblación;

14 una naveta de oro,, de diez siclos, llena de incienso;

15 un novillo, un carnero y un cordero de un año para un holocausto;

16 un chivo para un sacrificio por el pecado;

17 y dos bueyes, cinco carneros, cinco chivos y cinco corderos de un año para un sacrificio de comunión. Esta fue la ofrenda de Najsón, hijo de Aminadab.

La ofrenda de la tribu de Isacar

18 El segundo día presentó su ofrenda Natanael, hijo de Suar, jefe de la tribu de Isacar.

19 El presentó como ofrenda una fuente de planta, que pesaba ciento treinta siclos, y un tazón de plata, de setenta siclos –en siclos del Santuario– ambos recipientes llenos de harina de la mejor calidad, amasada con aceite, para una oblación;

20 una naveta de oro de diez siclos, llena de incienso;

21 un novillo, un carnero y un cordero de un año para un holocausto;

22 un chivo para un sacrifico por el pecado;

23 y dos bueyes, cinco carneros, cinco chivos y cinco corderos de un año para un sacrificio de comunión. Esta fue la ofrenda de Natanael, hijo de Suar.

La ofrenda de la tribu de Zabulón

24 el tercer día presentó su ofrenda Eliab, hijo de Jelón, jefe de la tribu de Zabulón.

25 El presentó como ofrenda una fuente de plata, que pesaba ciento treinta siclos, y un tazón de plata, de setenta siclos –en siclos del Santuario– ambos recipientes llenos de harina de la mejor calidad, amasada con aceite, para una oblación;

26 una naveta de oro, de diez siclos, llena de incienso;

27 un novillo, un carnero y un cordero de un año para un holocausto;

28 un chivo para un sacrificio por el pecado;

29 y dos bueyes, cinco carneros, cinco chivos y cinco corderos de un año para un sacrificio de comunión. Esta fue la ofrenda de Eliab, hijo de Jelón.

La ofrenda de la tribu de Rubén

30 El cuarto día presentó su ofrenda Elisur, hijo de Sedeur, jefe de la tribu de Rubén.

31 El presentó como ofrenda una fuente de plata, que pesaba ciento treinta siclos, y un tazón de plata, de setenta siclos –en siclos del Santuario– ambos recipientes llenos de harina de la mejor calidad, amasada con aceite, para oblación;

32 una naveta de oro, de diez siclos, llena de incienso,

33 un novillo, un carnero y un cordero de un año para un holocausto;

34 un chivo para un sacrificio por el pecado;

35 y dos bueyes, cinco, cinco carneros, cinco chivos y cinco corderos de un año para un sacrificio de comunión. Esta fue la ofrenda de Elisur, hijo de Sedeur.

La ofrenda de la tribu de Simeón

36 El quinto día presentó su ofrenda Selumiel, hijo de Surisadai, jefe de la tribu de Simeón.

37 El presentó como ofrenda una fuente de plata, que pesaba ciento treinta siclos, y un tazón de plata, de setenta siclos –en siclos del Santuario– ambos recipientes llenos de harina de la mejor calidad. amasada con aceite, para una oblación;

38 una naveta de oro de diez siclos, llena de incienso;

39 un novillo, un carnero y un cordero de un año para un holocausto;

40 un chivo para un sacrifico por el pecado;

41 y dos bueyes, cinco carneros, cinco chivos y cinco corderos de un año para un sacrifico de comunión. Esta fue la ofrenda de Selumiel, hijo de Surisadai.

La ofrenda de la tribu de Gad

42 El sexto día presentó su ofrenda Eliasaf, hijo de Deuel, jefe de la tribu de Gad.

43 El presentó como ofrenda una fuente de plata, que pesaba ciento treinta siclos, y un tazón de plata, de setenta siclos –en siclos del Santuario– ambos recipientes llenos de harina de la mejor calidad, amasada con aceite, para una oblación;

44 una naveta de oro, de diez siclos, llena de incienso;

45 un novillo, un carnero y un cordero de un año para un holocausto;

46 un chivo para un sacrificio por el pecado;

47 y dos bueyes, cinco carnero, cinco chivos y cinco corderos de un año para un sacrificio de comunión. Esta fue la ofrenda de Eliasaf, hijo de Deuel.

La ofrenda de la tribu de Efraím

48 El séptimo día presentó su ofrenda Elisamá, hijo de Amihud, jefe de la tribu de Efraím.

49 El presentó como ofrenda una fuente de plata, que pesaba ciento treinta siclos, y un tazón de plata, de setenta siclos –en siclos del Santuario– ambos recipientes llenos de harina de la mejor calidad, amasada con aceite, para una oblación;

50 una naveta de oro, de diez siclos, llena de incienso;

51 un novillo, un carnero y un cordero de un año para un holocausto;

52 un chivo para un sacrificio por el pecado;

53 y dos bueyes, cinco carnero, cinco chivos y cinco corderos de un año para un sacrificio de comunión. Esta fue la ofrenda de Elisamá, hijo de Amihud.

La ofrenda de la tribu de Manasés

54 El octavo día presentó su ofrenda Gamaliel, hijo de Padasur, jefe de la tribu de Manasés.

55 El presentó como ofrenda una fuente de plata, que pesaba ciento treinta siclos, y un tazón de plata, de setenta siclos –en siclos del Santuario– ambos recipientes llenos de harina de la mejor calidad, amasada con aceite, para una oblación;

56 una naveta de oro, diez siclos, llena de incienso;

57 un novillo, un carnero y un cordero de un año para un holocausto;

58 un chivo para un sacrificio por el pecado;

59 y dos bueyes, cinco carnero, cinco chivos y cinco corderos de un año para un sacrifico de comunión. Esta fue la ofrenda de Gamaliel, hijo de Padasur.

La ofrenda de la tribu de Benjamín

60 El noveno día presentó su ofrenda Abidán, hijo de Gedeón, jefe de la tribu de Benjamín.

61 El presentó como ofrenda una fuente de plata, que pesa ciento treinta siclos, y un tazón de plata, de setenta siclos –en siclos del Santuario– ambos recipientes llenos de harina de la mejor calidad, amasada con aceite, para una oblación;

62 una naveta de oro, de diez siclos, llena de incienso;

63 un novillo, un carnero y un cordero de un año para un holocausto;

64 un chivo para un sacrificio por el pecado;

65 y dos bueyes, cinco carneros, cinco chivos y cinco corderos de un año para un sacrificio de comunión. Esta fue la ofrenda de Abidán, hijo de Gedeón.

La ofrenda de la tribu de Dan

66 El décimo día presentó su ofrenda Ajiézer, hijo de Amisaddai, jefe de la tribu de Dan.

67 El presentó como ofrenda una fuente de plata, que pesaba ciento treinta siclos, y un tazón de plata, de setenta siclos –en siclos del Santuario– ambos recipientes llenos de harina de la mejor calidad, amasada con aceite, para una oblación;

68 una naveta de oro, de diez siclos, llena de incienso;

69 un novillo, un carnero y un cordero de un año para un holocausto;

70 un chivo para un sacrificio por el pecado;

71 y dos bueyes, cinco carneros, cinco chivos y cinco corderos de un año para un sacrificio de comunión. Esta fue la ofrenda de Ajiézer, hijo de Amisadai.

La ofrenda de la tribu de Aser

72 El undécimo día presentó su ofrenda Paguiel, hijo de Ocrán, jefe de la tribu de Aser.

73 El presentó como ofrenda una fuente de planta, que pesaba ciento treinta siclos, y un tazón de plata, de setenta siclos –en siclos del Santuario– ambos recipientes llenos de harina de la mejor calidad, amasada con aceite, para una oblación;

74 una naveta de oro, de diez siclos, llena de incienso;

75 un novillo, un carnero y un cordero de un año para un holocausto;

76 un chivo para un sacrificio por el pecado;

77 y dos bueyes, cinco carneros, cinco chivos y cinco corderos de un año para un sacrifico de comunión. Esta fue la ofrenda de Paguiel, hijo de Ocrán.

La ofrenda de la tribu de Neftalí

78 El duodécimo día presentó su ofrenda Ajirá, hijo de Enán, jefe de la tribu de Neftalí.

79 El presentó como ofrenda una fuente de plata, que pesaba ciento treinta siclos, y un tazón de plata, de setenta siclos –en siclos del Santuario– ambos recipientes llenos de harina de la mejor calidad, amasada con aceite, para una oblación;

80 una naveta de oro, de diez siclos, llena de incienso;

81 un novillo, un carnero y un cordero de un año para un holocausto;

82 un chivo para un sacrificio por el pecado;

83 y dos bueyes, cinco carneros, cinco chivos y cinco corderos de un año para un sacrifico de comunión. Esta fue la ofrenda de Ajirá, hijo de Enán.

Conclusión

84 Esta fue la ofrenda de los jefes de Israel para la dedicación del altar, el día en que fue ungido: doce fuentes de plata, doce tazones de plata y doce navetas de oro.

85 Cada fuente pesaba ciento treinta siclos, y cada tazón, setenta. Toda la plata de estos objetos sumaba en total dos mil cuatrocientos siclos, en siclos del Santuario.

86 Las doce navetas de oro llenas de incienso –a razón de diez siclos del Santuario por naveta– sumaban en total ciento veinte siclos.

87 Los animales presentados para los holocaustos fueron en total doce novillos, doce carneros y doce corderos de un año, con sus oblaciones correspondientes; y los presentados para el sacrificio por el pecado fueron doce chivos.

88 Los animales ofrecidos para los sacrificios de comunión fueron en total veinticuatro novillos, sesenta carneros, sesenta chivos y sesenta corderos de un año. Estas fueron las ofrendas para la dedicación del altar, cuando fue ungido.

El diálogo de Dios con Moisés

89 Cuando moisés entraba en la Carpa del Encuentro para conversar con el Señor, oía la voz que le hablaba desde lo alto de la tapa que estaba sobre el Arca del Testimonio, entre los dos querubines. Así el Señor le hablaba a Moisés.

Índice de capítulos

1234567. 891011.

 121314. 15. 16171819

2021222324. 252627.

282930313233343536.

ANTIGUO TESTAMENTO 

 EVANGELIOS 

 NUEVO TESTAMENTO

[:en]

1

Now, when Moses had completed the erection of the Dwelling and had anointed and consecrated it with all its equipment (as well as the altar with all its equipment),

2

an offering was made by the princes of Israel, who were heads of ancestral houses; the same princes of the tribes who supervised the census.

3

The offering they brought before the LORD consisted of six baggage wagons and twelve oxen, that is, a wagon for every two princes, and an ox for every prince. These they presented as their offering before the Dwelling.

4

The LORD then said to Moses,

5

«Accept their offering, that these things may be put to use in the service of the meeting tent. Assign them to the Levites, to each group in proportion to its duties.»

6

So Moses accepted the wagons and oxen, and assigned them to the Levites.

7

He gave two wagons and four oxen to the Gershonites in proportion to their duties,

8

and four wagons and eight oxen to the Merarites in proportion to their duties, under the supervision of Ithamar, son of Aaron the priest.

9

He gave none to the Kohathites, because they had to carry on their shoulders the sacred objects which were their charge.

10

For the dedication of the altar also, the princes brought offerings before the altar on the day it was anointed.

11

But the LORD said to Moses, «Let one prince a day present his offering for the dedication of the altar.»

12

1 The one who presented his offering on the first day was Nahshon, son of Amminadab, prince of the tribe of Judah.

13

His offering consisted of one silver plate weighing a hundred and thirty shekels according to the sanctuary standard and one silver basin weighing seventy shekels, both filled with fine flour mixed with oil for a cereal offering;

14

one gold cup of ten shekels’ weight filled with incense;

15

one young bull, one ram, and one yearling lamb for a holocaust;

16

one goat for a sin offering;

17

and two oxen, five rams, five goats, and five yearling lambs for a peace offering. This was the offering of Nahshon, son of Amminadab.

18

On the second day Nethanel, son of Zuar, prince of Issachar, made his offering.

19

He presented as his offering one silver plate weighing a hundred and thirty shekels according to the sanctuary standard and one silver basin weighing seventy shekels, both filled with fine flour mixed with oil for a cereal offering;

20

one gold cup of ten shekels’ weight filled with incense;

21

one young bull, one ram, and one yearling lamb for a holocaust;

22

one goat for a sin offering;

23

and two oxen, five rams, five goats, and five yearling lambs for a peace offering. This was the offering of Nethanel, son of Zuar.

24

On the third day it was the turn of Eliab, son of Helon, prince of the Zebulunites.

25

His offering consisted of one silver plate weighing a hundred and thirty shekels according to the sanctuary standard and one silver basin weighing seventy shekels, both filled with fine flour mixed with oil for a cereal offering;

26

one gold cup of ten shekels’ weight filled with incense;

27

one young bull, one ram, and one yearling lamb for a holocaust;

28

one goat for a sin offering;

29

and two oxen, five rams, five goats, and five yearling lambs for a peace offering. This was the offering of Eliab, son of Helon.

30

On the fourth day it was the turn of Elizur, son of Shedeur, prince of the Reubenites.

31

His offering consisted of one silver plate weighing a hundred and thirty shekels according to the sanctuary standard and one silver basin weighing seventy shekels, both filled with fine flour mixed with oil for a cereal offering;

32

one gold cup of ten shekels’ weight filled with incense;

33

one young bull, one ram, and one yearling lamb for a holocaust;

34

one goat for a sin offering;

35

and two oxen, five rams, five goats, and five yearling lambs for a peace offering. This was the offering of Elizur, son of Shedeur.

36

On the fifth day it was the turn of Shelumiel, son of Zurishaddai, prince of the Simeonites.

37

His offering consisted of one silver plate weighing a hundred and thirty shekels according to the sanctuary standard and one silver basin weighing seventy shekels, both filled with fine flour mixed with oil for a cereal offering;

38

one gold cup of ten shekels’ weight filled with incense;

39

one young bull, one ram, and one yearling lamb for a holocaust;

40

one goat for a sin offering;

41

and two oxen, five rams, five goats, and five yearling lambs for a peace offering. This was the offering of Shelumiel, son of Zurishaddai.

42

On the sixth day it was the turn of Eliasaph, son of Reuel, prince of the Gadites.

43

His offering consisted of one silver plate weighing a hundred and thirty shekels according to the sanctuary standard and one silver basin weighing seventy shekels, both filled with fine flour mixed with oil for a cereal offering;

44

one gold cup of ten shekels’ weight filled with incense;

45

one young bull, one ram, and one yearling lamb for a holocaust;

46

one goat for a sin offering;

47

and two oxen, five rams, five goats, and five yearling lambs for a peace offering. This was the offering of Eliasaph, son of Reuel.

48

On the seventh day it was the turn of Elishama, son of Ammihud, prince of the Ephraimites.

49

His offering consisted of one silver plate weighing a hundred and thirty shekels according to the sanctuary standard and one silver basin weighing seventy shekels, both filled with fine flour mixed with oil for a cereal offering;

50

one gold cup of ten shekels’ weight filled with incense;

51

one young bull, one ram, and one yearling lamb for a holocaust;

52

one goat for a sin offering;

53

and two oxen, five rams, five goats, and five yearling lambs for a peace offering. This was the offering of Elishama, son of Ammihud.

54

On the eighth day it was the turn of Gamaliel, son of Pedahzur, prince of the Manassehites.

55

His offering consisted of one silver plate weighing a hundred and thirty shekels according to the sanctuary standard and one silver basin weighing seventy shekels, both filled with fine flour mixed with oil for a cereal offering;

56

one gold cup of ten shekels’ weight filled with incense;

57

one young bull, one ram, and one yearling lamb for a holocaust;

58

one goat for a sin offering;

59

and two oxen, five rams, five goats, and five yearling lambs for a peace offering. This was the offering of Gamaliel, son of Pedahzur.

60

On the ninth day it was the turn of Abidan, son of Gideoni, prince of the Benjaminites.

61

His offering consisted of one silver plate weighing a hundred and thirty shekels according to the sanctuary standard and one silver basin weighing seventy shekels, both filled with fine flour mixed with oil for a cereal offering;

62

one gold cup of ten shekels’ weight filled with incense;

63

one young bull, one ram, and one yearling lamb for a holocaust;

64

one goat for a sin offering;

65

and two oxen, five rams, five goats, and five yearling lambs for a peace offering. This was the offering of Abidan, son of Gideoni.

66

On the tenth day it was the turn of Ahiezer, son of Ammishaddai, prince of the Danites.

67

His offering consisted of one silver plate weighing a hundred and thirty shekels according to the sanctuary standard and one silver basin weighing seventy shekels, both filled with fine flour mixed with oil for a cereal offering;

68

one gold cup of ten shekels’ weight filled with incense;

69 one young bull, one ram, and one yearling lamb for a holocaust;

70

one goat for a sin offering;

71 and two oxen, five rams, five goats, and five yearling lambs for a peace offering. This was the offering of Ahiezer, son of Ammishaddai.

72

On the eleventh day it was the turn of Pagiel, son of Ochran, prince of the Asherites.

73 His offering consisted of one silver plate weighing one hundred and thirty shekels according to the sanctuary standard and one silver basin weighing seventy shekels, both filled with fine flour mixed with oil for a cereal offering;

74

one gold cup of ten shekels’ weight filled with incense;

75 one young bull, one ram, and one yearling lamb for a holocaust;

76

one goat for a sin offering;

77

and two oxen, five rams, five goats, and five yearling lambs for a peace offering. This was the offering of Pagiel, son of Ochran.

78 On the twelfth day it was the turn of Ahira, son of Enan, prince of the Naphtalites.

79

His offering consisted of one silver plate weighing a hundred and thirty shekels according to the sanctuary standard and one silver basin weighing seventy shekels, both filled with fine flour mixed with oil for a cereal offering;

80 one gold cup of ten shekels’ weight filled with incense;

81

one young bull, one ram, and one yearling lamb for a holocaust;

82 one goat for a sin offering;

83

and two oxen, five rams, five goats, and five yearling lambs for a peace offering. This was the offering of Ahira, son of Enan.

84 These were the offerings for the dedication of the altar, given by the princes of Israel on the occasion of its anointing: twelve silver plates, twelve silver basins, and twelve gold cups.

85

Each silver plate weighed a hundred and thirty shekels, and each silver basin seventy, so that all the silver of these vessels amounted to two thousand four hundred shekels, according to the sanctuary standard.

86 The twelve gold cups that were filled with incense weighed ten shekels apiece, according to the sanctuary standard, so that all the gold of the cups amounted to one hundred and twenty shekels.

87

The animals for the holocausts were, in all, twelve young bulls, twelve rams, and twelve yearling lambs, with their cereal offerings; those for the sin offerings were twelve goats.

88 The animals for the peace offerings were, in all, twenty-four oxen, sixty rams, sixty goats, and sixty yearling lambs. These, then, were the offerings for the dedication of the altar after it was anointed.

89

When Moses entered the meeting tent to speak with him, he heard the voice addressing him from above the propitiatory on the ark of the commandments, from between the two cherubim; and it spoke to him. . . .

 

 

1 [12-88] The repetitious account of the same offerings brought by each of the twelve tribal princes and the summary of them are characteristic of an official registration.