30/04/2021 – BIBLIA – LA PALABRA MUNDIAL DEL DÍA

30/04/2021

LETTURA DEL GIORNO

Dagli Atti degli Apostoli – At 13,26-33

Dal Vangelo secondo Giovanni – Gv 14,1-6

PALABRA DEL DÍA

30/04/2021

LECTURA DEL DÍA

Del Libro de los Hechos de los Apóstoles 13, 26-33

En aquellos días, Pablo continuó su predicación en la sinagoga de Antioquía de Pisidia con estas palabras:

“Hermanos míos, descendientes de Abraham, y cuantos temen a Dios: Este mensaje de salvación les ha sido enviado a ustedes. Los habitantes de Jerusalén y sus autoridades no reconocieron a Jesús, y al condenarlo, cumplieron las palabras de los profetas que se leen cada sábado: no hallaron en Jesús nada que mereciera la muerte, y sin embargo, le pidieron a Pilato que lo mandara ejecutar. Y después de cumplir todo lo que de él estaba escrito, lo bajaron de la cruz y lo pusieron en el sepulcro.

Pero Dios lo resucitó de entre los muertos, y él, ya resucitado, se apareció durante muchos días a los que lo habían seguido de Galilea a Jerusalén. Ellos son ahora sus testigos ante el pueblo.

Nosotros les damos la buena nueva de que la promesa hecha a nuestros padres nos la ha cumplido Dios a nosotros, los hijos, resucitando a Jesús, como está escrito en el salmo segundo: Tú eres mi hijo, yo te he engendrado hoy’’.

EVANGELIO DEL DÍA

Evangelio según Juan 14, 1-6

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “No pierdan la paz. Si creen en Dios, crean también en mí. En la casa de mi Padre hay muchas habitaciones. Si no fuera así, yo se lo habría dicho a ustedes, porque ahora voy a prepararles un lugar. Cuando me vaya y les prepare un sitio, volveré y los llevaré conmigo, para que donde yo esté, estén también ustedes. Y ya saben el camino para llegar al lugar a donde voy”.

Entonces Tomás le dijo: “Señor, no sabemos a dónde vas, ¿cómo podemos saber el camino?” Jesús le respondió: “Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie va al Padre si no es por mí”.

PALABRAS DEL SANTO PADRE

Esto es lo que Jesús ha hecho po

r nosotros: nos ha reservado un lugar en el Cielo. Tomó nuestra humanidad sobre sí mismo para llevarla más allá de la muerte, a un nuevo lugar, al Cielo, para que allí donde está Él, estuviéramos también nosotros.(…) No lo olvidemos: la morada que nos espera es el Paraíso. Aquí estamos de paso. Estamos hechos para el Cielo, para la vida eterna, para vivir para siempre. Para siempre: es algo que ni siquiera podemos imaginar ahora. Pero aún más bello es pensar que este para siempre será totalmente en el gozo, en la comunión plena con Dios y con los otros, sin más lágrimas, sin más rencores, sin divisiones ni angustias. Pero, ¿cómo podemos llegar al Paraíso? ¿Cuál es el camino a seguir? «Yo soy el camino» (v. 6). Jesús es el camino para subir al cielo: tener una relación abierta con Él, imitarlo en el amor, seguir sus pasos. (…) Nos hará bien preguntar a Jesús, que es el camino, las indicaciones para el Cielo. REGINA CAELI 10 de mayo de 2020

SANTO DEL DÍA

banner santi.jpg

30 abril

El Santo del día es una reseña diaria de los santos guardados en la memoria de la Iglesia. Historias de maestros de vida cristiana de todas las épocas que como faros luminosos orientan nuestro camino.

S. PIO V, PAPA

S. Pio V, Basilica di san Paolo fuori le mura

San Pío V, elegido en el año 1566, fue un Papa dedicado a la atención de los pobres para los cuales creó el Monte de Piedad. Después de la victoriosa batalla de Lepanto, el 7 de octubre de 1571, para dar gracias a la Virgen instituyó la fiesta de la Bienaventurada Virgen del Rosario.

S. QUIRINO, MÁRTIR EN LA VIA APPIA

En el siglo III, el tribuno romano Quirino está encargado de los mártires cristianos Alejandro, Evencio y Teódulo, detenidos por orden de Tiberio. Estos últimos, se convirtieron y bautizaron con su hija Balbina. Él también sufrió el martirio en la fe.  

S. PEDRO LEVITA, DIÁCONO

Pedro se convirtió en Benedictino después de conocer a Gregorio Magno, futuro Papa y santo, que quería que fuera subdiácono en Sicilia y Campania y luego diácono en Roma. Pedro siempre estará a su lado, incluso cuando Gregorio se retiró al Monasterio del Celio para escribir. Murió en el 605.