10/05/2021 – PALABRA MUNDIAL DEL DÍA

PALABRA DEL DÍA

10/05/2021

LECTURA DEL DÍA

Del Libro de los Hechos de los Apóstoles 16, 11-15

Por aquellos días, zarpamos de Tróade y navegamos rumbo a Samotracia; al día siguiente, hacia Neápolis y de ahí a Filipos, colonia romana y ciudad principal de la región de Macedonia.

En Filipos nos quedamos unos días. El sábado salimos de la ciudad y nos fuimos por la orilla del río hasta un sitio donde solían tenerse las reuniones de oración. Allí nos sentamos y trabamos conversación con las mujeres que habían acudido.

Entre las que nos escuchaban, había una mujer, llamada Lidia, de la ciudad de Tiatira, comerciante en púrpura, que adoraba al verdadero Dios. El Señor le tocó el corazón para que aceptara el mensaje de Pablo. Después de recibir el bautismo junto con toda su familia, nos hizo esta súplica: “Si están convencidos de que mi fe en el Señor es sincera, vengan a hospedarse en mi casa”. Y así, nos obligó a aceptar.

EVANGELIO DEL DÍA

Evangelio según Juan 15, 26–16, 4

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Cuando venga el Consolador, que yo les enviaré a ustedes de parte del Padre, el Espíritu de la verdad que procede del Padre, él dará testimonio de mí y ustedes también darán testimonio, pues desde el principio han estado conmigo.

Les he hablado de estas cosas para que su fe no tropiece. Los expulsarán de las sinagogas y hasta llegará un tiempo, cuando el que les dé muerte creerá dar culto a Dios. Esto lo harán, porque no nos han conocido ni al Padre ni a mí. Les he hablado de estas cosas para que, cuando llegue la hora de su cumplimiento, recuerden que ya se lo había predicho yo’’.

PALABRAS DEL SANTO PADRE

Meditando estas palabras de Jesús, nosotros hoy percibimos ser el Pueblo de Dios en comunión con el Padre y con Jesús mediante el Espíritu Santo. En este misterio de comunión, la Iglesia encuentra la fuente inagotable de la propia misión, que se realiza mediante el amor. […]  Es el amor que nos introduce en el conocimiento de Jesús, gracias a la acción de este “Abogado” que Jesús nos ha enviado, es decir el Espíritu Santo. El amor a Dios y al prójimo es el mandamiento más grande del Evangelio. El Señor hoy nos llama a corresponder generosamente a la llamada evangélica, al amor, poniendo a Dios en el centro de nuestra vida y dedicándonos al servicio de los hermanos, especialmente a los más necesitados de apoyo y consuelo. (Regina coeli, 21 de mayo de 2017)

SANTO DEL DÍA

banner santi.jpg

 10 mayo

El Santo del día es una reseña diaria de los santos guardados en la memoria de la Iglesia. Historias de maestros de vida cristiana de todas las épocas que como faros luminosos orientan nuestro camino.

S. JORDÁN, MÁRTIR EN LA VIA LATINA

Perseguidor de los cristianos bajo el emperador Julián el Apóstata, Giordiano debe juzgar al presbítero Jenaro y gracias a él se convierte. Murió como mártir en el año 300; fue enterrado en la Vía Latina en una cripta que contenía las reliquias de San Epímaco: por eso a veces se recuerdan juntos.  

S. JUAN DE AVILA, SACERDOTE

s. Juan de Avila, attr. a El Greco, 1580

 

Un sacerdote español de origen judío, San Juan de Ávila, vivió en el siglo XVI, un período de grandes reformas. Es un místico, gran predicador y consejero de muchos de sus contemporáneos como San Ignacio de Loyola. En 2012 Benedicto XVI lo proclamó Doctor de la Iglesia.  

SS. QUARTO Y QUINTO, MÁRTIRES EN LA VIA LATINA

Poco se sabe de estos dos santos del siglo IV, sepultados en Roma sobre la Vía Latina. Tal vez fueron dos obispos de Capua, que murieron mártires en Roma, ciertamente después del 269. Sin embargo, los «Itinerarios» del siglo VII indican su tumba en la iglesia de los Santos Jordiano y Epímaco.  

S. JOB

El libro de Job es un Midrash. Dibuja un modelo de paciencia y santidad y el inexplicable sufrimiento de los justos, como el Cristo sufriente. Un hombre rico y feliz, pierde todo de repente, incluso sus hijos, se enferma, pero lo soporta todo diciendo: «Ýahvéh da, Yahvéh quita, ¡bendito sea Yahvéh!