06/06/2021 – BIBLIA – LA PALABRA MUNDIAL DEL DÍA

6/6/2021 – Domingo de la 10ª semana de Tiempo Ordinario.
Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo.

PALABRA MUNDIAL DEL DÍA

06/06/2021

LECTURA DEL DÍA

PRIMERA LECTURA

Ésta es la sangre de la alianza que el Señor ha concertado con vosotros.

Del libro del Éxodo 24, 3-8

En aquellos días, Moisés bajó del monte Sinaí y refirió al pueblo todo lo que el Señor le había dicho y los mandamientos que le había dado. Y el pueblo contestó a una voz: “Haremos todo lo que dice el Señor”.

Moisés puso por escrito todas las palabras del Señor. Se levantó temprano, construyó un altar al pie del monte y puso al lado del altar doce piedras conmemorativas, en representación de las doce tribus de Israel.

Después mandó a algunos jóvenes israelitas a ofrecer holocaustos e inmolar novillos, como sacrificios pacíficos en honor del Señor. Tomó la mitad de la sangre, la puso en vasijas y derramó sobre el altar la otra mitad.

Entonces tomó el libro de la alianza y lo leyó al pueblo, y el pueblo respondió: “Obedeceremos. Haremos todo lo que manda el Señor”.

Luego Moisés roció al pueblo con la sangre, diciendo: “Ésta es la sangre de la alianza que el Señor ha hecho con ustedes, conforme a las palabras que han oído”.

Palabra de Dios.

Sal 115, 12-13. 15 -16. 17-18
R. Alzaré la copa de la salvación, invocando el nombre del Señor.

¿Cómo pagaré al Señor
todo el bien que me ha hecho?
Alzaré la copa de la salvación,
invocando el nombre del Señor. R.

R. Alzaré la copa de la salvación, invocando el nombre del Señor.

Mucho le cuesta al Señor
la muerte de sus fieles.
Señor, yo soy tu siervo,
hijo de tu esclava;
rompiste mis cadenas. R.

R. Alzaré la copa de la salvación, invocando el nombre del Señor.

Te ofreceré un sacrificio de alabanza,
invocando tu nombre, Señor.
Cumpliré al Señor mis votos
en presencia de todo el pueblo. R.

R. Alzaré la copa de la salvación, invocando el nombre del Señor.

SEGUNDA LECTURA
La sangre de Cristo podrá purificar nuestra conciencia.
Lectura de la carta a los Hebreos 9, 11-15

Hermanos: Cuando Cristo se presentó como sumo sacerdote que nos obtiene los bienes definitivos, penetró una sola vez y para siempre en el “lugar santísimo”, a través de una tienda, que no estaba hecha por mano de hombres, ni pertenecía a esta creación. No llevó consigo sangre de animales, sino su propia sangre, con la cual nos obtuvo una redención eterna.

Porque si la sangre de los machos cabríos y de los becerros y las cenizas de una ternera, cuando se esparcían sobre los impuros, eran capaces de conferir a los israelitas una pureza legal, meramente exterior, ¡cuánto más la sangre de Cristo purificará nuestra conciencia de todo pecado, a fin de que demos culto al Dios vivo, ya que a impulsos del Espíritu Santo, se ofreció a sí mismo como sacrificio inmaculado a Dios, y así podrá purificar nuestra conciencia de las obras que conducen a la muerte, para servir al Dios vivo!

Por eso, Cristo es el mediador de una alianza nueva. Con su muerte hizo que fueran perdonados los delitos cometidos durante la antigua alianza, para que los llamados por Dios pudieran recibir la herencia eterna que él les había prometido.

Palabra de Dios.

Aleluya Jn 6, 51
R. Aleluya, aleluya, aleluya.

Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo – dice el Señor -;
el que coma de este pan vivirá para siempre. R.

EVANGELIO DEL DÍA

Esto es mi cuerpo. Ésta es mi sangre.

Evangelio según Marcos 14, 12-16. 22-26

El primer día de la fiesta de los panes Azimos, cuando se sacrificaba el cordero pascual, le preguntaron a Jesús sus discípulos: “¿Dónde quieres que vayamos a prepararte la cena de Pascua?” Él les dijo a dos de ellos: “Vayan a la ciudad. Encontrarán a un hombre que lleva un cántaro de agua; síganlo y díganle al dueño de la casa en donde entre: ‘El Maestro manda preguntar: ¿Dónde está la habitación en que voy a comer la Pascua con mis discípulos?’ Él les enseñará una sala en el segundo piso, arreglada con divanes. Prepárennos allí la cena”. Los discípulos se fueron, llegaron a la ciudad, encontraron lo que Jesús les había dicho y prepararon la cena de Pascua.

Mientras cenaban, Jesús tomó un pan, pronunció la bendición, lo partió y se lo dio a sus discípulos, diciendo: “Tomen: esto es mi cuerpo”. Y tomando en sus manos una copa de vino, pronunció la acción de gracias, se la dio, todos bebieron y les dijo: “Ésta es mi sangre, sangre de la alianza, que se derrama por todos. Yo les aseguro que no volveré a beber del fruto de la vid hasta el día en que beba el vino nuevo en el Reino de Dios”.

Después de cantar el himno, salieron hacia el monte de los Olivos.

Palabra del Señor.

PALABRAS DEL SANTO PADRE

“Cuando celebramos la Misa, no hacemos una simple representación de lo que pasó en la Última Cena. ¡No! Es precisamente la misma Última Cena. Es vivir realmente la Pasión, la muerte redentora del Señor una vez más. El Señor se hace presente en el altar para ser ofrecido al Padre por la salvación del mundo. A veces oímos o decimos: ‘Pero, no puedo, ahora, tengo que ir a misa, tengo que ir a oír misa‘. La misa no se ‘oye’, en la misa se participa porque la Eucaristía es una verdadera conmemoración, es decir, es una teofanía en la que Dios se acerca y está con nosotros y nos hace participar en el misterio de la redención”. (Santa Marta 10 de febrero de 2014)

SANTO DEL DÍA

banner santi.jpg

 06 junio

El Santo del día es una reseña diaria de los santos guardados en la memoria de la Iglesia. Historias de maestros de vida cristiana de todas las épocas que como faros luminosos orientan nuestro camino.

S. NORBERTO, OBISPO DE MAGDEBURGO, FUNDADOR DE LOS CANÓNIGOS REGULARES PREMOSTRATENSES

Convertido después de ser alcanzado por un rayo, Norbert se hizo monje benedictino dedicado a la predicación y a la pacificación. Siempre en viajes misioneros, en Prémontré fundó una nueva orden de Clérigos Regulares llamados Premostrasenses. Nombrado arzobispo de Magdeburgo, murió en 1134.  

SS. ARTEMIO Y PAOLINA, MÁRTIRES EN LA VIA AURELIA

Artemio, el carcelero cristiano de Pedro y Marcelino, tiene una hija poseída, Paulina. Los dos prometen liberarla del diablo si él se convierte. Después del milagro, Artemio decide convertirse en cristiano con su esposa Cándida y su hija. Luego serán martirizados en la Via Aurelia.  

S. CLAUDIO, ABAD Y OBISPO

Es uno de los santos más ilustres de Francia, aunque se sabe muy poco de él. Claudio nació en Salins. Al inicio fue canónigo de la catedral de Besançon, la ciudad de la que será arzobispo. Algunos años más tarde se retirará al monasterio de Condat que governó como abad durante 55 años. Murió en 703.  

ORACIONES DEL DÍA

COMPLETAS

LAUDES

VÍSPERAS