27/07/2021 – PALABRA UNIVERSAL DEL DÍA – WORD OF THE DAY

PALABRA DEL DÍA – WORD OF THE DAY

27/07/2021

READING OF THE DAY

A reading from the Book of Exodus
Ex 33:7-11; 34:5b-9, 28

The tent, which was called the meeting tent,
Moses used to pitch at some distance away, outside the camp.
Anyone who wished to consult the LORD
would go to this meeting tent outside the camp.
Whenever Moses went out to the tent, the people would all rise
and stand at the entrance of their own tents,
watching Moses until he entered the tent.
As Moses entered the tent, the column of cloud would come down
and stand at its entrance while the LORD spoke with Moses.
On seeing the column of cloud stand at the entrance of the tent,
all the people would rise and worship
at the entrance of their own tents.
The LORD used to speak to Moses face to face,
as one man speaks to another.
Moses would then return to the camp,
but his young assistant, Joshua, son of Nun,
would not move out of the tent.

Moses stood there with the LORD and proclaimed his name, “LORD.”
Thus the LORD passed before him and cried out,
“The LORD, the LORD, a merciful and gracious God,
slow to anger and rich in kindness and fidelity,
continuing his kindness for a thousand generations,
and forgiving wickedness and crime and sin;
yet not declaring the guilty guiltless,
but punishing children and grandchildren
to the third and fourth generation for their fathers’ wickedness!”
Moses at once bowed down to the ground in worship.
Then he said, “If I find favor with you, O LORD,
do come along in our company.
This is indeed a stiff-necked people;
yet pardon our wickedness and sins,
and receive us as your own.”

So Moses stayed there with the LORD for forty days and forty nights,
without eating any food or drinking any water,
and he wrote on the tablets the words of the covenant,
the ten commandments.

GOSPEL OF THE DAY

From the Gospel according to Matthew
Mt 13:36-43

Jesus dismissed the crowds and went into the house.
His disciples approached him and said,
“Explain to us the parable of the weeds in the field.”
He said in reply, “He who sows good seed is the Son of Man,
the field is the world, the good seed the children of the Kingdom.
The weeds are the children of the Evil One,
and the enemy who sows them is the Devil.
The harvest is the end of the age, and the harvesters are angels.
Just as weeds are collected and burned up with fire,
so will it be at the end of the age.
The Son of Man will send his angels,
and they will collect out of his Kingdom
all who cause others to sin and all evildoers.
They will throw them into the fiery furnace,
where there will be wailing and grinding of teeth.
Then the righteous will shine like the sun
in the Kingdom of their Father.
Whoever has ears ought to hear.”

WORDS OF THE HOLY FATHER

It’s curious… temptation has three characteristics: it grows, is contagious and is justified. It grows: it begins with a tranquil air, and grows … Jesus himself said this when He spoke about the parable of the wheat and the tares. The wheat grew, but so did the weeds sown by the enemy. And the temptation grows: it grows, it grows… And if one does not stop it, it fills everything. (Santa Marta, 18 February 2014)

27/07/2021

LECTURA DEL DÍA

Del libro del Éxodo 33, 7-11; 34, 5b-9. 28

En aquellos días, Moisés tomó la tienda que había llamado “de la reunión” y la colocó a cierta distancia, fuera del campamento, de modo que todo el que deseaba consultar al Señor, tenía que salir fuera del campamento.

Cuando Moisés iba hacia la tienda, todo el pueblo se levantaba, se quedaba de pie a la entrada de sus tiendas y seguía con la vista a Moisés, hasta que entraba en la tienda de la reunión. Una vez que Moisés entraba en ella, la columna de nube bajaba y se detenía a la puerta, mientras el Señor hablaba con Moisés. Todo el pueblo, al ver la columna de nube detenida en la puerta de la tienda de la reunión, se levantaba y cada uno se postraba junto a la entrada de su tienda.

El Señor hablaba con Moisés cara a cara, como habla un hombre con su amigo. Luego volvía Moisés al campamento, pero su ayudante, el joven Josué, hijo de Nun, no se alejaba de la tienda de la reunión.

Moisés invocó el nombre del Señor, y entonces el Señor pasó delante de él y exclamó: “¡El Señor todopoderoso es un Dios misericordioso y clemente, lento para enojarse y rico en amor y fidelidad; él mantiene su amor por mil generaciones y perdona la maldad, la rebeldía y el pecado, pero no los deja impunes, pues castiga la maldad de los padres en los hijos, nietos y bisnietos!”

Al instante Moisés cayó de rodillas y se postró ante él, diciendo: “Si de veras gozo de tu favor, te suplico, Señor, que vengas con nosotros, aunque seamos un pueblo de cabeza dura. Perdona nuestras maldades y pecados, y recíbenos como herencia tuya”.

Moisés estuvo con el Señor cuarenta días y cuarenta noches, sin comer pan ni beber agua. Y escribió en las tablas las palabras de la alianza, los diez mandamientos.

EVANGELIO DEL DÍA

Evangelio según Mateo 13, 36-43

En aquel tiempo, Jesús despidió a la multitud y se fue a su casa. Entonces se le acercaron sus discípulos y le dijeron: “Explícanos la parábola de la cizaña sembrada en el campo”.

Jesús les contestó: “El sembrador de la buena semilla es el Hijo del hombre; el campo es el mundo; la buena semilla son los ciudadanos del Reino; la cizaña son los partidarios del demonio; el enemigo que la siembra es el demonio; el tiempo de la cosecha es el fin del mundo, y los segadores son los ángeles.

Y así como recogen la cizaña y la queman en el fuego, así sucederá al fin del mundo: el Hijo del hombre enviará a sus ángeles para que arranquen de su Reino a todos los que inducen a otros al pecado y a todos los malvados, y los arrojen en el horno encendido. Allí será el llanto y la desesperación. Entonces los justos brillarán como el sol en el Reino de su Padre. El que tenga oídos, que oiga’’.

PALABRAS DEL SANTO PADRE

«La tentación, ¿de dónde viene? ¿Cómo actúa en nosotros? El apóstol nos dice que no viene de Dios, sino de nuestras pasiones, de nuestras debilidades interiores, de las heridas que el pecado original dejó en nosotros: de ahí vienen las tentaciones, de esas pasiones. Es curioso, la tentación tiene tres características: crece, contagia y se justifica. Crece: comienza con un aire tranquilo, y crece… Lo dijo el mismo Jesús cuando habló de la parábola del trigo y la cizaña: el trigo creció, pero también la cizaña sembrada por el enemigo. Y la tentación contagia: crece, crece… y si no la detienes, contagia todo. […] Por ello, cuando estemos en la tentación, en vez de justificarnos, recordemos que sólo la palabra de Dios, la palabra de Jesús nos salva porque él siempre está dispuesto a enseñarnos cómo salir de la tentación». (Santa Marta -18 de febrero de 2014)

+