Salmo: Sal 101 (102), 16-18. 19-21. 29 y 22-23

Salmo: Sal 101 (102), 16-18. 19-21. 29 y 22-23
R. El Señor reconstruyó Sión, y apareció en su gloria.

Los gentiles temerán tu nombre, los reyes del mundo, tu gloria.
Cuando el Señor reconstruya Sión, y aparezca en su gloria,
y se vuelva a las súplicas de los indefensos, y no desprecie sus peticiones. R.

R. El Señor reconstruyó Sión, y apareció en su gloria.

Quede esto escrito para la generación futura,
y el pueblo que será creado alabará al Señor.
Que el Señor ha mirado desde su excelso santuario, desde el cielo se ha fijado en la tierra,
para escuchar los gemidos de los cautivos y librar a los condenados a muerte. R.

R. El Señor reconstruyó Sión, y apareció en su gloria.

Los hijos de tus siervos vivirán seguros, su linaje durará en tu presencia.
Para anunciar en Sión el nombre del Señor, y su alabanza en Jerusalén,
cuando se reúnan unánimes los pueblos y los reyes para dar culto al Señor. R.

R. El Señor reconstruyó Sión, y apareció en su gloria.

Aleluya Mc 10, 45
R. Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre ha venido a servir
y dar su vida en rescate por muchos. R.