The Bible – Old Testament

Psalms

Index

Psalms

Chapter 56

1

1 2 For the director. According to Yonath elem rehoqim. A miktam of David, when the Philistines seized him at Gath.

2

Have mercy on me, God, for I am treated harshly; attackers press me all the day.

3

My foes treat me harshly all the day; yes, many are my attackers. O Most High,

4

when I am afraid, in you I place my trust.

5

God, I praise your promise; in you I trust, I do not fear. What can mere flesh do to me?

6

All the day they foil my plans; their every thought is of evil against me.

7

They hide together in ambush; they watch my every step; they lie in wait for my life.

8

They are evil; watch them, God! Cast the nations down in your anger!

9

3 My wanderings you have noted; are my tears not stored in your vial, recorded in your book?

10

My foes turn back when I call on you. This I know: God is on my side.

11

God, I praise your promise;

12

in you I trust, I do not fear. What can mere mortals do to me?

13

I have made vows to you, God; with offerings I will fulfill them,

14

Once you have snatched me from death, kept my feet from stumbling, That I may walk before God in the light of the living.

Amanecer-2-X

1 [Psalm 56] Beset physically (⇒ Psalm 56:2-3) and psychologically (⇒ Psalm 56:6-7), the psalmist maintains a firm confidence in God (⇒ Psalm 56:5, ⇒ 9-10). Nothing will prevent the psalmist from keeping the vow to give thanks for God’s gift of life (⇒ Psalm 56:13). A refrain (⇒ Psalm 56:5, ⇒ 11-12) divides the psalm in two equal parts.

2 [1] Yonath elem rehoqim: Hebrew words probably designating the melody to which the psalm was to be sung.

3 [9] Are my tears not stored in your vial: a unique saying in the Old Testament. The context suggests that the tears are saved because they are precious; God puts a high value on each of the psalmist’s troubles.

EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN

 1. 2. 3. (…) 14. 15. 16. (…) 19. 20. 21.

Capítulo 15

1 «Yo soy la verdadera vid y mi Padre es el viñador.
2 El corta todos mis sarmientos que no dan fruto; al que da fruto, lo poda para que dé más todavía.

3 Ustedes ya están limpios por la palabra que yo les anuncié.
4 Permanezcan en mí, como yo permanezco en ustedes. Así como el sarmiento no puede dar fruto si no permanece en la vid, tampoco ustedes, si no permanecen en mí.

5 Yo soy la vid, ustedes los sarmientos El que permanece en mí, y yo en él, da mucho fruto, porque separados de mí, nada pueden hacer.
6 Pero el que no permanece en mí, es como el sarmiento que se tira y se seca; después se recoge, se arroja al fuego y arde.
7 Si ustedes permanecen en mí y mis palabras permanecen en ustedes, pidan lo que quieran y lo obtendrán.
8 La gloria de mi Padre consiste en que ustedes den fruto abundante, y así sean mis discípulos.
9 Como el Padre me amó, también yo los he amado a ustedes. Permanezcan en mi amor.

10 Si cumplen mis mandamientos, permanecerán en mi amor. como yo cumplí los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor.
11 Les he dicho esto para que mi gozo sea el de ustedes, y ese gozo sea perfecto.
12 Este es mi mandamiento: Ámense los unos a los otros, como yo los he amado.
13 No hay amor más grande que dar la vida por los amigos.
14 Ustedes son mis amigos si hacen lo que yo les mando.
15 Ya no los llamo servidores, porque el servidor ignora lo que hace su señor; yo los llamo amigos, porque les he dado a conocer todo lo que oí de mi Padre.

16 No son ustedes los que me eligieron a mí, sino yo el que los elegí a ustedes, y los destiné para que vayan y den fruto, y ese fruto sea duradero. Así todo lo que pidan al Padre en mi Nombre, él se lo concederá.
17 Lo que yo les mando es que se amen los unos a los otros.
18 Si el mundo los odia, sepan que antes me ha odiado a mí.
19 Si ustedes fueran del mundo, el mundo los amaría como cosa suya. Pero como no son del mundo, sino que yo los elegí y los saqué de él, él mundo los odia.
20 Acuérdense de lo que les dije: el servidor no es más grande que su señor. Si me persiguieron a mí, también los perseguirán a ustedes; si fueron fieles a mi palabra, también serán fieles a la de ustedes.
21 Pero los tratarán así a causa de mi Nombre, porque no conocen al que me envió.
22 Si yo no hubiera venido ni les hubiera hablado, no tendrían pecado; pero ahora su pecado no tiene disculpa.
23 El que me odia, odia también a mi Padre.

24 Si yo no hubiera hecho entre ellos obras que ningún otro realizó, no tendrían pecado. Pero ahora las han visto, y sin embargo, me odian a mí y a mi Padre,
25 para que se cumpla lo que está escrito en la Ley: Me han odiado sin motivo.
26 Cuando venga el Paráclito que yo les enviaré desde el Padre, el Espíritu de la Verdad que proviene del Padre, él dará testimonio de mí.
27 Y ustedes también dan testimonio, porque están conmigo desde el principio».

EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN

ÍNDICE

 1. 2. 3. 4. 5. 6. 7. 8. 9. 10.  

11.  12. 13. 14. 15. 16. 17. 1819. 20. 21.

Hechos de los apóstoles – Capítulo 15

Hechos de los apóstoles Capítulo 15 1 Algunas personas venidas de Judea enseñaban a los hermanos que si no se hacían circuncidar según el rito establecido por Moisés, no podían salvarse. 2 A raíz de esto, se produjo una agitación: Pablo y Bernabé discutieron vivamente con ellos, y por fin, se decidió que ambos, junto… Seguir leyendo Hechos de los apóstoles – Capítulo 15

Te adoro con devoción, Dios escondido, oculto verdaderamente bajo estas apariencias. A ti se somete mi corazón por completo, y se rinde totalmente al contemplarte.

Al juzgar de ti se equivocan la vista, el tacto, el gusto, pero basta con el oído para creer con firmeza; creo todo lo que ha dicho el Hijo de Dios; nada es más verdadero que esta palabra de verdad.


En la cruz se escondía sólo la divinidad, pero aquí también se esconde la humanidad; creo y confieso ambas cosas, y pido lo que pidió el ladrón arrepentido.

No veo las llagas como las vio Tomás, pero confieso que eres mi Dios; haz que yo crea más y más en ti, que en ti espere, que te ame.


¡Oh memorial de la muerte del Señor! Pan vivo que da la vida al hombre; concédele a mi alma que de ti viva, y que siempre saboree tu dulzura.

Señor Jesús, bondadoso pelícano, límpiame, a mí, inmundo, con tu sangre, de la que una sola gota puede liberar de todos los crímenes al mundo entero.

Jesús, a quien ahora veo escondido, te ruego que se cumpla lo que tanto ansío: que al mirar tu rostro ya no oculto, sea yo feliz viendo tu gloria. Amén.

Original latino:

Adóro te, devóte, latens déitas,
quæ sub his figúris vere latitas.
Tibi se cor meum totum súbiicit,
quia te contémplans totum déficit.
Visus, tactus, gustus in te fállitur,
sed audítu solo tuto créditur;
credo quidquid dixit Dei Fílius:
nil hoc verbo veritátis vérius.
In Cruce latébat sola déitas,
at hic latet simul et humánitas;
ambo tamen credens atque cónfitens,
peto quod petívit latro pœnitens.
Plagas, sicut Thómas, non intúeor,
Deum tamen meum te confíteor;
fac me tibi semper magis crédere,
in te spem habére, te dilígere. O memoriále mortis Dómini!
Panis vivus, vitam præstans hómini;
præsta meæ menti de te vívere,
et te illi semper dulce sápere.
Pie pellicáne, Iesu Dómine,
me immúndum munda tuo sánguine:
cuius una stilla salvum fácere
totum mundum quit ab omni sælere.
Iesu, quem velátum nunc aspício,
oro, fiat illud quod tam sítio;
ut te reveláta cernens fácie,
visu sim beátus tuæ gloriæ.
Amen.

ÍNDICE

SALMO 95

1 ¡Vengan, cantemos con júbilo al Señor,

aclamemos a la Roca que nos salva!

2 ¡Lleguemos hasta él dándole gracias,

aclamemos con música al Señor!

3 Porque el Señor es un Dios grande,

el soberano de todos los dioses:

4 en su mano están los abismos de la tierra,

y son suyas las cumbres de las montañas;

5 suyo es el mar, porque él lo hizo,

y la tierra firme, que formaron sus manos.

6 ¡Entren, inclinémonos para adorarlo!

¡Doblemos la rodilla ante el Señor que nos creó!

7 Porque él es nuestro Dios,

y nosotros, el pueblo que él apacienta,

las ovejas conducidas por su mano.

Ojalá hoy escuchen la voz del Señor:

8 «No endurezcan su corazón como en Meribá,

como en el día de Masá, en el desierto,

9 cuando sus padres me tentaron y provocaron,

aunque habían visto mis obras.

10 Cuarenta años me disgustó esa generación,

hasta que dije:

«Es un pueblo de corazón extraviado,

que no conoce mis caminos».

11 Por eso juré en mi indignación:

«Jamás entrarán en mi Reposo».

ÍNDICE

ÍNDICE

REINA DEL CIELO ALÉGRATE

Regina Coeli

Reina del cielo alégrate; aleluya. 

Porque el Señor a quien has merecido llevar;
aleluya. 
Ha resucitado según su palabra;
aleluya. 
Ruega al Señor por nosotros;
aleluya. 
Gózate y alégrate, Virgen María;
aleluya.
Porque verdaderamente ha resucitado el Señor;
aleluya.

EL CREDO – Símbolo de los Apóstoles – The Apostles’ Creed

Símbolo de los Apóstoles Creo en Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo, su único Hijo, Nuestro Señor, Que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilato,  fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos,… Seguir leyendo EL CREDO – Símbolo de los Apóstoles – The Apostles’ Creed

Publicada el
Categorizado como ORACIONES

The Rosary –  The Glorious Mysteries – (recited Wednesday and Sunday)

The Rosary  The Glorious Mysteries (recited Wednesday and Sunday) The Resurrection The AscensionThe Descent of the Holy SpiritThe AssumptionThe Coronation of Mary Queen of Heaven and Earth . SANTO ROSARIO   Misterios gloriosos (miércoles y domingo) 1. La Resurrección del Hijo de Dios.2. La Ascensión del Señor a los Cielos.3. La Venida del Espíritu Santo sobre los… Seguir leyendo The Rosary –  The Glorious Mysteries – (recited Wednesday and Sunday)

Publicada el
Categorizado como ORACIONES