S. PASCUAL BAYLON, LAICO FRANCISCANO, PATRÓN DE LAS ASOCIACIONES EUCARÍSTICAS

S. PASCUAL BAYLON, LAICO FRANCISCANO, PATRÓN DE LAS ASOCIACIONES EUCARÍSTICAS

17 mayo

«Hay que tener para Dios el corazón de un niño; para el prójimo, el corazón de una madre; para uno mismo, el corazón de un juez”.

Pascual nació en una familia pobre en Aragón, España, y desde temprana edad fue enviado a pastorear sus rebaños. Para él, que tanto amaba a Jesús, era la condición ideal: podía aislarse a menudo, meditar y orar.
También aprende a leer, como persona autodidacta, practicando la lectura con los libros de oración. A los 18 años intentó entrar en el convento franciscano de Santa María de Loreto de los franciscanos reformados – llamado Alcantarinos por la obra de San Pedro de Alcántara, pero fue rechazado quizás por su juventud. Un hombre rico para quien trabaja le ofrece también adoptarlo y hacerlo su heredero, pero no lo acepta: será franciscano, está convencido de ello. Y de hecho lo intentó de nuevo en 1564 y se convirtió en novicio.

El humilde portero en viaje a París

Pascual se destacó inmediatamente en el convento: tenía una inteligencia brillante, una fe inquebrantable y una increíble dedicación a la oración y a la adoración del Santísimo Sacramento. Pero permanecerá como hermano laico toda su vida, en contra de los consejos de sus superiores, porque se sentía indigno del ministerio del sacerdocio, de tocar a Jesús Eucaristía con sus propias manos. También rechazó cualquier tarea importante, llevando a cabo las tareas más humildes, especialmente la del conserje, tanto en el convento de Jatíva como en el de Valencia. Pero hay una tarea que no puede rechazar, la que le fue confiada en 1576 por el ministro provincial: llevar documentos importantes al Padre General que reside en París.

El «Serafín de la Eucaristía»

El viaje a París es largo y peligroso: Pascual corre el riesgo de ser asesinado por los calvinistas. A menudo es golpeado, burlado e insultado. En Orleans casi lo matan a pedradas por haber entretenido una acalorada disputa sobre la Eucaristía con sus oponentes. La Eucaristía está tan en el centro de la vida y de la espiritualidad de Pascual, que cuando regresa de París escribe una colección de frases para demostrar la presencia real de Jesús en el Pan y el Vino y para argumentar sobre el poder divino transmitido al Papa. Este folleto llegó a Roma en manos del Papa y le valió el apodo de «Serafín de la Eucaristía».

Pentecostés y los dones del Espíritu

Hay una curiosa coincidencia en la vida de Pascual: nació el 16 de mayo de 1540, el día de Pentecostés, y murió, agobiado y probado por el ayuno continuo y la privación física, el 17 de mayo de 1592, fiesta de Pentecostés.
Entre otras cosas, su nombre, Pascual, lo debe precisamente a eso: la solemnidad de Pentecostés, de hecho, también se llama en español «Pascua rosada» o «Pascua de Pentecostés». Junto a pobreza material que buscaba y que le acompañaría a lo largo de su vida, será muy rico de los dones del Espíritu Santo, especialmente del don de sabiduría. Aunque apenas sabe leer y escribir, son muchas las personalidades que acuden a él en busca de consejo y entre los franciscanos se le considera como un grande teólogo, así como un punto de referencia para los fieles. Sin embargo, como se ha dicho, nunca será sacerdote y nunca disfrutará de la alegría de dar Jesús Eucaristía a los fieles. Una de las muchas privaciones que decide infligirse a sí mismo porque no se considera lo suficientemente digno.

Muerte y adoración

Probado por las mortificaciones de su cuerpo, Pascual murió en 1592 en el convento de Villa Real, después de haber comulgado. Durante su funeral se dice que en el momento de la elevación abrió los ojos para adorar por última vez a Jesús. Fue canonizado por Alejandro VIII casi un siglo más tarde, mientras que en 1897 León XIII lo proclamó santo patrón de las Obras y Congresos Eucarísticos.